julio 18, 2024

agenciaesquema.com

Con pasos firmes, pero de lento andar, con el pecho inflado, los brazos abiertos, mirada fija y un gran gesto de satisfacción, así se paseaba el Pollo de Alfa y Eco por la banda poniente de la cancha de futbol de la Fiscalía General, parecía más un guajolote en celo, de esos a los que no te puedes acercar; saboreando en cada paso su más reciente victoria, se sentía y era dueño de la situación, el momento era suyo, o al menos eso creía, pues sus propios compañeros de equipo a sus espaldas murmuraban que preferían no acatar sus “indicaciones” solo para no llevarle la contraria, todo era felicidad, las matracas de la porra habían dejado de sonar y solo la bocina bajo la carpa ambientaba el lugar, el zurdo era el único que parecía no gozar del momento, pues según cuentan durante el juego para variar se hizo expulsar, “pinche zurdo, como siempre con sus mamadas” comentaban en la banca, mientras el aludido se escabullía entre la multitud; El Guajol…perdón, el Pollo por su parte sostenía en su mano derecha un puñado de credenciales de sus dirigidos. ¿Ganaron Pollo?, ¿pregunto un despistado, “a huevo cabrón, como debe de ser, o que creían que nos iban a chingar como al Canelo el sábado” ?, respondió un tanto alterado el “director técnico de coordinación” y es que estaba que no creía en nadie. Del desarrollo de ese encuentro no tengo nada que contar, pues para variar cuando llegue el juego ya había concluido, pero lo bueno estaba por comenzar, la estrella de la tarde sin duda alguna se la llevó el señor de las carnitas que a todos dominó; bien formaditos los jugadores porra y uno que otro gorrón.

Para las siete de la noche ya la cancha lucia vacía, o casi, pues en una de las bancas de la orilla aún permanecía el Pollo suspirando por la victoria de ese día.

Redacción ESQUEMA Noticias

Ver todas las publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Agencia Esquema te escucha!
Hola 👋
¡Agencia Esquema te escucha!